recorrer el arte y perderse entre sus pasillos.

sorprenderse ante las nuevas propuestas y recordar los grandes valores que las fundamentan

el arte en relación con nosotros...

viernes, 20 de marzo de 2009

LA FASCINACIÓN

SOBRE EL AUTOR
Álvaro Ojeda nació en Montevideo en 1958. Es crítico y periodista. Colabora en el semanario Brecha y en el suplemento cultural del diario El país.
En poesía ha publicado siete libros entre los que se destacan: Los universos inútiles de Austen Henry Layard (1996), Luz de cualquiera de los doce meses (2003),
Cul-de-sac (2004) y Toda la sombra me es grata (2006)
En narrativa publicó su novela El hijo de la pluma en 2004.
La fascinación fue una de las diez novelas finalistas del II Premio Iberoamericano Planeta Casa América de Narrativa en 2008.









La fascinación

Álvaro Ojeda




La fascinación
Álvaro Ojeda


Para un escritor, una novela puede ser todo un desafío, para el lector empezar y terminar a leerla también. Al primero, pensar en el público y la crítica, y hasta en el personaje inspirador, puede paralizarlo. Tratar de analizar una situación social y llevarla al texto, tal vez sea atrapante pero trabajosa.

Pero al decir de Somerset Maugham: “El escritor no copia su original. Toma lo que desea de él, unos pocos rasgos que han llamado su atención, un giro que ha inflamado su inspiración y con ello construye su carácter”.  Por eso cuando la vida nos ofrece la oportunidad de encontrar personajes tan polémicos, populares y exitosos como el que sin dudas ha inspirado esta novela y que con el nombre de Remigio Gamarra se apodera de las páginas de este libro, es imposible negarse a la fascinación de relatar su historia, sin importar cuán polémico parezca.

 Remigio Gamarra acapara la atención del lector como lo hace el inspirador con su audiencia. Y seguramente quien empiece a leerla, terminará esta novela, fascinado y satisfecho.

La fascinación es una novela que posee un lenguaje claro y lleno de segundas intenciones, en la que aparecen como salpicados algunos personajes famosos de la historia que son usados satíricamente, vistos desde la óptica del protagonista.
Posee buenos recursos literarios que atrapan al lector, coloquiales diálogos empapados de picardía y la descripción atrapante de escenas íntimas que, a mi gusto, Ojeda resuelve muy bien.
Usa el recurso del relato en primera persona, hace hablar al personaje con un lenguaje cuasi copiado de la realidad,  y, aunque el autor no lo acepte, parece seguir el día a día del tan mentado comunicador uruguayo con su lenguaje agrio y satírico, haciendo que sus peripecias apoderen la atención de la audiencia tal como lo hace el original. Sin dudas es una crítica de la sociedad en que vivimos.

El protagonista nos muestra una sociedad que consume el instante y se divierte con la vida privada y sexual de los demás, una sociedad que muchas veces pasa por los espejos sin ni siquiera darse una ojeada, sino que simplemente corre tras el placer, y desplegando a su paso un sarcástico resentimiento.  En un mundo donde reírse de los demás puede significar el éxito y verse a sí mismo un imposible. En un mundo donde personajes como éste han fascinado a la audiencia y la mantienen atrapada en su fantasía, mientras ellos disfrutan del poder y la fama. Y de ahí la peripecia de este personaje que no acepta el desafío de alguien que pueda juzgarlo o irónicamente confrontarlo.

En mi opinión es esta es una novela recomendable: porque está bien escrita, es corta y de fácil lectura.  Puede ser para distraerse o analizar la crítica a esta fascinación, según sean nuestras intenciones. Es una buena oportunidad de conocer más sobre la psicología, la vida íntima y los propósitos de personajes como Remigio Gamarra, que se van repitiendo por el mundo, acá y allá y en distintos medios de comunicación; personajes que desnudan a otros y se glorifican a sí mismos y sus acciones sin importar las consecuencias, personajes que son parte de un fenómeno social del cual es difícil estar ausentes.
Pero… como la vida tiene muchas vueltas, hoy gracias a la Fascinación de Álvaro Ojeda, también nosotros podemos jugar y divertirnos con ellos.

Sandra Gutiérrez Alvez
Escritores Canarios

Enero 2009







No hay comentarios:

pasen y vean...

Bienvenidos, experimenten, con lo que les entregamos y dejen sus comentarios, pues al fin y al cabo, ustedes ya son parte de este laberinto. Un lugar donde los artistas, las obras y el público, caminamos juntos y nos encontramos en cada rincón, siendo los actores de la cultura de este mundo...