recorrer el arte y perderse entre sus pasillos.

sorprenderse ante las nuevas propuestas y recordar los grandes valores que las fundamentan

el arte en relación con nosotros...

viernes, 20 de marzo de 2009

MEMORIAS DE UN TROVADOR

Nelson Díaz
Ha publicado cinco libros de poesía: Pactos & Emblemas, de Rosas, Mendigos y otras Tempestades, Malas intenciones, Liturgia urbana y Rigor mortis, un libro de entrevistas de escritores uruguayos, El oficio de contar y la nouvelle Corporación Medusa. En 1994 escribió y dirigió la performance SuicidArte una experiencia Terminal, en base a textos de André Breton, Antonie Artaud y de su autoría. Entre 1994 y el 2000 fue representante y productor de Eduardo Darnauchans. Desde el 2006 dirige la columna La Letra con Radio entra, de frecuencia semanal, en el Programa Mundo Cañón en Radio Futura. Como periodista ha trabajado en diferentes medios: revista cultural Graffiti, El Estante, Cuadernos de Marcha, El Diario, Estediario, La República. Actualmente es coordinador de edición de la Revista Caras y Caretas de Uruguay. Desde 1995 hasta el 2007 colaboró con el país Cultural, de Montevideo. Actualmente colabora con el semanario Brecha.
Nelson Díaz
MEMORIAS DE UN TROVADOR
CONVERSACIONES CON DARNAUCHANS
Biografía de Eduardo Darnauchans Leer una biografía casi contada en su totalidad por el mismo protagonista, es tener de primera mano la narración de la vida de aquel personaje. Conversar con el personaje sobre su vida, debe ser más interesante aún. Y bien digo personaje porque el Darno, lo era, un hombre diferente y talentoso, creador de un estilo propio y como bien lo sugiere Nelson: un dark del tercer mundo. Estas páginas sorprenden a veces por la espontaneidad del diálogo que encierran, por como se lleva la conversación y lo creativo que es el autor, en cuanto a las preguntas, claro que no sería difícil preguntarle a un amigo, porque eso eran Eduardo y Nelson, dos buenos amigos, que los unía la música y el gusto de compartir conversaciones y momentos como los que se relatan en este libro. Dos amigos que llevan miles de horas en sus espaldas de cigarrillos, bares, recitales y ensayos. Porque Nelson además de su amigo era su productor y representante. Este libro nos muestra la vida de un hombre muy talentoso, creativo y diferente, su relación con los poetas y amigos, sus logros y sus pérdidas. Los años de su infancia y juventud, y su implicancia política. Su inmensa cultura literaria y el gusto por los libros. Su particular relación con la muerte y el delirio. Situando una primera parte con diálogos entretenidos que hacen fácil la lectura y nos trasportan al mundo de este particular hombre de nuestra cultura, que nos dejó pronto pero que en su corta vida nos plagó de su arte que no se olvidará fácilmente, pues en el peso de su diferencia está el valor de su música letras e interpretaciones, y el autor de estas memorias muy bien lo sabe. Lo acompañan varias páginas llenas de fotografías de diferentes épocas del Darno, miradas de su vida por algunos amigos y un compendio con muchas de sus canciones, así como otro con su discografía, videos y reportajes, con direcciones o instrucciones para acceder a ellos. Y no podían faltar sus ciclos de recitales. Todo esto nos invita a leer “Memorias de un trovador,” que Nelson Díaz ha logrado bien, con una buena narración y recopilación de datos interesantes. Y seguramente el trabajo de edición en este caso ha sido fundamental para que todos estos datos se pudieran exponer en forma ordenada y además interesante para el lector. Un libro para conocer a Eduardo Darnauchans por dentro y por fuera. Un libro de colección, para los que apreciamos el valor humano y el talento de un grande de los músicos y poetas nacionales. Gracias Nelson por acercarnos al mundo de Darnauchans y perpetuar sus memorias en estas páginas.

No hay comentarios:

pasen y vean...

Bienvenidos, experimenten, con lo que les entregamos y dejen sus comentarios, pues al fin y al cabo, ustedes ya son parte de este laberinto. Un lugar donde los artistas, las obras y el público, caminamos juntos y nos encontramos en cada rincón, siendo los actores de la cultura de este mundo...