recorrer el arte y perderse entre sus pasillos.

sorprenderse ante las nuevas propuestas y recordar los grandes valores que las fundamentan

el arte en relación con nosotros...

miércoles, 15 de abril de 2009

ORIENTALES 4 UNA HISTORIA POLÍTICA DEL URUGUAY

Este es el libro más voluminoso, también el que ha despertado más polémica, por el período de historia que abarca. Y en coincidencia con otras opiniones, el mejor logrado, de los cuatro de la serie. Como los tomos previos de la historia de Maiztegui, éste contiene un trabajo de investigación histórica formidable. Y aunque muchos discrepen con su modo de ver los hechos, no pueden negar que su trabajo se basa en una investigación pormenorizada de los hechos históricos en el Urugauy de la época que abarca. Este trabajo del autor, comienza en el primer tomo con el relato histórico de la América prehispánica y llega ahora hasta la apertura democrática de 1985, y es globalmente una síntesis bien relatada y de fácil lectura, así como también muy bien informada sobre la historia política del Uruguay. Lincoln nos ofrece en este volumen, un libro muy bien escrito y rico en el relato detallado de los hechos históricos que se suscitaron entre 1972 y 1985, mostrándonos imágenes y anécdotas de la vida diaria, lo que nos prueba la maestría del autor al manejar el relato de los temas históricos. Por otro lado, nos presenta un proceso histórico ordenadamente relatado, y va haciendo paradas en aquellos momentos más críticos y polémicos desde los cuales nos ofrece el punto de vista de los actores mediante relatos muchas veces hechos por los mismos protagonistas, por medio de anécdotas, cartas o documentos, algunos obtenidos seguramente de primera mano, y otros basados en otras obras que el autor hace mención; de las cuales, como lo ha hecho en obras anteriores enriquecen las opiniones, dando otras miradas interpretativas que de esos hechos. Si nos referimos a los aportes y debates históricos sobre los temas tratados, coincido con algunos críticos que supera las ediciones anteriores, pues cita constantemente las fuentes y referencias precisas a los mismos, pero sin duda que, por la proximidad de los hechos, le habrá sido más fácil precisar dichas fuentes. Toda la obra la recorre una táctica, y quizá como buen jugador de ajedrez tenga su jugada predilecta. Táctica que el autor también la ha usado en las anteriores: y es una insistente búsqueda de una “necesaria equidistancia” entre las partes tratando de buscar un justo equilibrio. Para algunos lo ha logrado, y para otros no. Pero se denota su esfuerzo por moderar su apreciación acerca de algunos de los temas por demás graves de nuestra historia reciente, así como de guardar siempre un punto de vista muy humano de muchos de los protagonistas y los hechos que acontecieron. Pero Lincoln no puede ocultar sus simpatías en este libro. Porque aunque es un maestro de la narración histórica, también es un humano. Igualmente, a mi juicio, no se rebaja a ponerse de lado de uno de los bandos, y trata de conservar su punto de vista ajeno, como un observador de los hechos y como buen profesor de historia. Pues, como él bien lo ha dicho “ no es posible trazar una línea divisoria entre buenos y malos” porque ellos,( y esto lo acoto yo), también son humanos. Y sí, al fin y al cavo, los protagonistas son humanos verdaderos. Esto es historia y no ficción y en la historia los personajes no son héroes legendarios, sino hombres y mujeres destacables por sus virtudes y defectos. Y aunque Maiztegui ya tenga las mejores estrategias esquemáticas para ganar una partida de ajedrez, sabe que es bueno variar para ganar, y en este libro no se ató a todos sus antiguos esquemas, pues los cambios que fue haciendo en sus estrategias y recursos, en mi humilde opinión, lo ha llevado a ganarla ampliamente y deberá estar satisfecho. Porque aunque algunos no estén de acuerdo con su forma de ver los hechos , tampoco podrán discutir el formidable trabajo de investigación histórica que ha realizado. Y aunque existen muchos libros que dan una visión de estos años grises de nuestra historia, sin lugar a dudas éste nos da una diferente, y realmente de proyección histórica, buscando un punto medio, que creo lo ha logrado. Y que principalmente los jóvenes, y los que vendrán después tendrán una mirada lo más objetiva posible de los hechos, poniendo sobre la mesa los documentos y tratando de guardar el corazón. Porque con el corazón se escribe lo que sentimos y el dolor y la injusticia nos radicaliza. Este libro no es para nada radical y el punto de vista humano con que se tratan todos los temas así como el relato que parece novelado nos hace más fácil y placentera la lectura de este grueso volumen de poco más de 900 páginas.
Con el autor, la noche de la presentación en Atlántida

SOBRE EL AUTOR
Lincoln Raúl Maiztegui Casas nació en Montevideo el 11 de agosto de 1942 y estudió en el Colegio Pío, en el Liceo Zorrilla y el Sagrado Corazón (ex Seminario). Cursó la licenciatura de Historia en la Universidad de Barcelona y en la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Madrid. Ingresó a la Docencia en 1968 y ha sido profesor de Historia en Enseñanza Secundaria en diversos liceos públicos y privados y en el instituto Normal de Mercedes. Actualmente es Profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Montevideo. Ha desempeñado una larga actividad periodística en diversos medios de Uruguay y de España, país en el que residió entre 1976 y 1992; entre ellos en las revistas Historia y Vida, y Nueva Historia de Barcelona, en los periódicos el Independiente y El País de Madrid, Búsqueda y Posdata de Montevideo y en el diario El Observador. Entre 1988 y 1992 fue director de la revista española Jaque, especializada en ajedrez. Ha dictado conferencias en la Universidad Católica y en la Universidad de Montevideo. Ha publicado entre otras obras Coloniaje y revolución (1973); Mozart detrás de la máscara (1997, 2da edic. 2005 Editorial Planeta) De madera y noble (2003, colección de artículos periodísticos) Es autor de la sección Historia Americana de la Enciclopedia del Uruguay del Observador (2003) y autor de gran parte de la sección histórica de la misma. En el año 2001 recibió el premio Juan José Morosoli a la mejor labor periodística del año.

ERRANTE.

Estanislao Riera.
Es difícil para mí hacer una crítica totalmente objetiva sobre la obra de Estanislao Riera, porque por sobre todas las cosas él es mi amigo. Hemos compartido desde hace más o menos dos años a esta parte muchas tardes de tertulias y ruedas de poesía. Su espíritu alegre, pero por sobre todo de hombre recto, y respetuoso, siguiendo las tradiciones de crianza de nuestra campaña, ha hecho de este poeta y escritor canario, un buen amigo para mí. Nació y creció en las orillas del arroyo Cochengo, en el departamento de Canelones , Uruguay, un 7 de mayo hace 73 años y lleva 55 años de participación activa en actividades literarias Cursó apenas unos años la escuela primaria, pero su afición por la lectura y su investigación literaria, así como el continuo contacto con otros escritores y poetas, ha hecho de este autor un hombre de una rica trayectoria cultural, siendo reconocido y muy querido en los ámbitos de la cultura uruguaya, así como también internacionalmente. Conocedor de los paisajes rurales del Uruguay, es un amante de la poesía criolla, y del lenguaje gauchesco; pero su estilo es de gran altura, lo que realza el valor de sus creaciones. Cultiva además otros géneros entre ellos el cuento, la novela y la poesía lírica. Ha publicado en doce oportunidades y posee abundante obra inédita de las que se destacan tres novelas y una historia escrita totalmente en décimas que supera los cinco mil versos. Aunque podría decirse que demoró, en publicar : su primer libro “Las Terraneras” (poemas) 1992, se agotó rápidamente, pues sus actividades culturales ya lo hacían un poeta conocido. Lo siguen “Alas Azules” (poemas) 1993, “Los que amamos a la Alondra” (poemas) 1994, “Canto para no morir” (poemas) 1998 Su obra “Orientales a Caballo” (poesía criolla) 1era edición 2002 ,y 2da edición corregida en 2004, también agotada, fue su obra cumbre con muy buena crítica y obtuvo por ella el reconocimiento del Presidente de al República de ese entonces Dr. Jorge Batlle. “El hijo del mendrugo” (novela) 1era edición 2004, 2da edición 2005. “Clodomiro y su vida en el Rancho” (relatos) 2006, lo entran en el mundo de al edición de narrativa , también con buen éxito. Sus últimas publicaciones son “Errante” (poesía) 2006, “Poeta por Destino” (poemas) 2007 y “Nubes de Otoño”, publicación colectiva que tengo el honor de compartir con él, de narrativa y poesía en 2008. Es cofundador y columnista desde hace 11 años de la revista de interés general y difusión cultural “Punto a Punto” de Montevideo. Últimamente fue galardonado con el 1er premio de poesía con su poema “Los caballos” por el “Grupo Erato” y con la edición de su publicación Poeta por Destino (2007) por la Empresa “Radisson”, que elige distintos autores latinoamericanos para divulgar su obra. Ha tenido reconocimientos de diferentes artistas y medios. Continuamente es invitado a participar en eventos culturales. Ha participado activamente en diferentes grupos literarios, así como en programas radiales de la zona y de la capital, difunde además su obra en diferentes eventos culturales y pedagógicos de Canelones y Montevideo. A lo largo de su vida ha sido cofundador de distintos movimientos literarios destacándose en 2007 de “Escritores a la Rueda” grupo de tertulias y en 2008, de “Grupo Nubes” grupo de edición. En los cuales participa activamente en la actualidad. y podría decir mucho más de Estanislao, pero sólo puedo terminar diciendo que estoy feliz de contar con su amistad. ERRANTE
Un canto a María Mundo. Poemas
Quítenme todo, menos la poesía y no me habrán quitado nada” Estanislao Riera
Estanislao Riera nos regala su poesía con un título que sugiere lo que ha sido su vida de creador y errante. Dice el escritor argentino Enrique Ernesto Pagani, prologando esta obra que “en realidad todo el poemario es una suerte de meta poesía, donde este Canto a María Mundo invoca a la creación como el ente universal, que es para que se materialice la palabra, porque al hacedor (el poeta) lo “hallaran donde quiera que… vaya” Y hay una vuelta hacia la poesía de Darío, hacia el romanticismo del español José Zorrilla, que se conjuga con ese misticismo, propio de un hombre que conoce la vida natural y la magia de la madre tierra y el efecto en su habitante. Son sesenta y cuatro poemas que combinan el amor, el desamor, la traición, la muerte, y el deseo de justicia el poeta y sus tributos, con el viento y el sentir de la naturaleza en la piel, donde hasta la luna se viste y se desviste; donde cada poema es un vínculo para llegar al lector que espera que Estanislao dé su mensaje de la mejor manera que sabe hacerlo: con poesía. Errante, Un canto a María Mundo, para conocer a fondo el sentir de un poeta de talla, pero también para reflexionar y experimentar nuestro propio sentir. Muy recomendable.

pasen y vean...

Bienvenidos, experimenten, con lo que les entregamos y dejen sus comentarios, pues al fin y al cabo, ustedes ya son parte de este laberinto. Un lugar donde los artistas, las obras y el público, caminamos juntos y nos encontramos en cada rincón, siendo los actores de la cultura de este mundo...