recorrer el arte y perderse entre sus pasillos.

sorprenderse ante las nuevas propuestas y recordar los grandes valores que las fundamentan

el arte en relación con nosotros...

martes, 27 de noviembre de 2012

Huánuco, de mil maneras




Huánuco, de mil maneras.                                              Por Ronald Alburqueque (El Haravicu)

En la historia de las culturas prehispánicas sudamericanas, en el lapso de su hegemonía, en la plenitud de su desarrollo, en la luz descollante de sus emociones transformadas en ideales, no cabe duda de que el hombre, esa manufactura perfecta del universo, supo a costas de sus propias pasiones implantar acerbos, deseos, cultos, reverencias en la combinación de su intelecto y la naturaleza quien supo obedecer fervientemente a la curiosa solemnidad humana. Tengo guardado en mi mente un lugar especial y tan lleno de misticismo, cuya nación fue cobijo de muchas tribus y manifestaciones migratorias, convirtiéndose en imponentes civilizaciones sudamericanas. Es sabido, por supuesto de que gracias a las múltiples hallazgos e investigaciones y aportes de geniales investigadores, historiadores y arqueólogos como Julio C. Tello, Paul Rivet, José Varallanos, Augusto Cardich; es que podemos contar de amplísima información acerca de los pueblos prehispánicos del Perú y su potencial desarrollo cultural.
Hubieron en la antigüedad muchos pueblos y tribus que llegaron y se asentaron, de acuerdo a las investigaciones, en una región portadora de una fértil tierra y aromada de una gran energía como lo tiene Huánuco y sus provincias cercanas; dos de mayo, ambo y lauricocha, donde se encuentra el hombre más antiguo de América. Es esta región septentrional, una de las cunas de las civilizaciones prehistóricas andinas del Perú y de América, conjuntamente con caral, de cuyas culturas fueron nutriéndose muchas otras en los milenios venideros. Huánuco es una tierra de exuberante cultura antigua, no he conocido un sitio tan lleno de historia viva y latente en cada rincón de sus pueblos, sus mitos, costumbres y leyendas que erigieron su envidiable civilización.
Huánuco alberga diversas culturas y civilizaciones con inquietudes de estrella porque en ella reside un enorme valor humano de ingenio, fuerza y redención. 
Detengámonos un poco en el tiempo, como se suele decir cuando inhalamos el aliento embriagado por el aire de recuerdos y nostalgias, y remontémonos a aquellos días autóctonos y febriles por el afán de perennizar el sentimiento, orgullo y reverencia humana del  cual  sus manos en conjunta aleación con el espíritu de la naturaleza lograron exhumar del fondo del barro templos, murallas, fortalezas, cerámica, pictografías y riquezas arquitectónicas. Los Huánucos, Yarowilcas, los chavin, los kotosh, los Chupachos, Huacrachucro, los Pilcos  y muchas otras culturas y etnias desarrolladas en esta mítica región, todas ellas de importante valor humano y de un legado cultural que asombra y enorgullece, bendecida por la tierra y los Jircas, tan vasto de influencia energética, será tal vez que muchas de las naciones antiguas en el principio migraron hacia esta región bañado por éter fértil de sus ríos Huallaga, Higueras, Pachitea y Marañón, que abrazan con total dominio y recelo, señal de afecto incondicional desde el principio de la creación.
Es por lo tanto Huánuco una nación híbrida, tan llena de energía y misterio que, después de haber caminado con suma paciencia y detenimiento admirando insoslayablemente cada rincón y esquina, confundir en ello el alma en su soledad y el silencio en cada cerro, cada nube, cada historia anonadados por el rictus del aire de la antigüedad, el ruido humano del pasado que rompe el oído por el eco de su grito fervoroso en el presente. Se puede detener uno en cada lugar a apreciar e imaginar los lugares y momentos después de haber realizado una lectura sobre tantas leyendas huanuqueñas, que por cierto parten de una realidad porque la mente, para poder forjar una imagen debe tener un patrón cognitivo, juicioso, para desarrollar la forma, el tiempo y espacio pues nada  es por pura ocurrencia.
Hace mucho leí en una revista extranjera, no recuerdo el nombre de la autora, ni el nombre de la revista, pero aquella mujer refirió una frase imborrable de mi mente y que más o menos dice así: “Grecia es un lugar donde cada piedra tiene una historia y cada rincón su leyenda” así es en Huánuco, no es la otra Grecia pero sí está llena de enigma.
Por ello se enerva el alma, se entrecorta el aliento, se entumece el cuerpo cuando creemos en una realidad fidedigna y lejos de prejuicios verídicos o no, Gabriel García Márquez dijo: “una novela es la transcripción de la realidad” y como todos sabemos una narrativa novelesca no siempre es real, Mario Vargas llosa dijo en uno de sus discursos por haber sido galardonado con el premio nobel de literatura que este mismo es una fantasía, vivimos entonces en armonía de lo que es realidad y fantasía si falta uno el otro perece y no existe jamás, el uno es porque existe el otro. Una historia, una leyenda, una tradición es la arteria cervical de un pueblo, es la vena aorta que mantiene latente sus costumbres y pasiones, su fe, idiosincrasia y cultura, es el cordón umbilical, el nexo entre el pasado rescatable e imperturbable con la inverosímil realidad, porque una nación no es real sin su alma de fantasía. La  historia popular jamás ha sido pueril ni morirá en la pubertad, mas por el contrario su espíritu es longevo y vivirá en la eternidad de su tradición difusora.
Si bien es cierto que muchas de las culturas antiguas lucharon por la defensa y ampliación de su territorio, aunque para tal consecución tuvieron que ensangrentar las tierras y defender su supremacía haciéndola infranqueable, también es cierto de que fueron otros tiempos en que cuya única ley era la del más fuerte amparada por dioses y cultos paganos a los que rendían culto y reverencia, pero como es lógico si queremos aprender de ellos no será de dicha manera, puesto que ahora en nuestros tiempos tenemos leyes humanitarias, de lo que debemos aprender y sentirnos orgullosos es de nuestra identidad y pasado cultural y que despierte el afán de investigar nuestro territorio; eso es amar nuestro pasado. Una nación que ama o vive obsesionado con el pasado no es retrograda porque rinde culto vivo a sus antepasados dándoles connotación en el presente, como dijo el doctor Antonio Brack a los jóvenes: “descubran el Perú” es una palabra que redunda en todo sentido.

 “El Quillarumi” fue una voz articuladora quien me dijo aquella frase interesante y misteriosa, pero quién más dispuso de su tiempo y arte como mi gran amigo e investigador cultural el Dr. Antonio Mais, lo conocí en una de mis visitas al fabuloso museo y sitio arqueológico de kotosh, a unos pocos kilómetros de esta acogedora y mencionada ciudad, al saber de mi inquietud e interés por dicha cultura en una conversación tan grata y llena de placentera comunicación, Antonio comenzó a desmembrar en cada palabra que tildaba de emoción, la descripción y explicación de este milenario asentamiento cultural; kotosh, donde se encuentras fantásticamente labradas “las manos cruzadas”. Prorrumpiendo a cada instante por la incomodidad de conocer, Antonio respondiame con total propiedad y firmeza totalmente orgulloso de su cultura, ¡de nuestra cultura! y como no, un gran difusor de éste de manera desinteresada, porque debe ser así y es muy alentador conocer personas que dediquen parte de su vida a la investigación de los pueblos y descubrir los cimientos escondidos de nuestra verdadera nacionalidad y porque este hombre tan humilde como inteligente, en sus años de dura dedicación pudo aprender y conocer, amar y difundir, por el sacrificio y la satisfacción que le embarga al dar a conocer el valor magnifico que encierran estas ruinas arqueológicas y por el gran asombro y conocimiento con que se retiran los turistas embelesados por la genial visita. Pero que sin embargo mi gran amigo Antonio, por difícil que parezca pensarlo, también tiene detractores, antagonistas de los buenos valores, y opositores al conocimiento de su propia identidad culpables del déficit turístico y que siempre empujan el carro hacia atrás, cuando por el contrario lo que viene realizando este notable hombre es loable, ponderable, altruista y asimismo se debería enseñar a todas las personas, en las escuelas, en los medios de comunicación, en las revistas, en las agencias de viajes, esta amplísima información histórica, valorar y condecorar a quienes hacen de su vida un sacrificio de entrega por perennizar nuestras raíces. Cuándo fue concebido que para realizar una determinada labor en pro de la educación y el conocimiento es necesario ser un titulado en el tema. La Dra María rowstorovsky fue autodidacta y su libro “historia del tahuantinsuyo” fue el libro mas vendido por su vasto contenido histórico y fidedigno; María Reiche fue una colaboradora del Arqueólogo Julio C. tello y del Dr. Paul Kosok. brillante mujer que dedicó 50 años al estudio, la investigación, comprensión y difusión de las líneas de Nazca por el gran afecto y confianza que tuvo por este territorio, dando a conocer al mundo de este increíble calendario astronómico incrementando el turismo y por lo tanto más trabajo y divisas para el Perú, no hay mujer que haya tenido tan abnegada entrega e inmenso cariño al Perú como María Reiche. La cultura jamás debe ser negada a nadie y muy por el contrario debería estar al alcance de todas las mentes, gracias al aporte de personas como Antonio que impulsan la cultura y la educación por medio de su genial libro “Quillarumi” que nos menciona acerca de los Quilcas o pinturas rupestres, pictografías grandiosas del hombre prehistórico peruano, halladas maravillosamente representadas en una enorme y enigmática piedra cuya forma semeja a la media luna y después de una sutil caminata por ella, transformada en perfil de hombre cuya cueva se eleva altamente en su cerro saboreando el aire fatigado, el limbo de la noche, y luciérnagas que custodian su portada como si llevaran una antorcha de bienvenida.
En el Quillarumi se pueden apreciar muchas figuras esquematizadas pero simbólicas, muy simbólicas, hay una en especial que llama en demasía la atención, se trata de una representación pictográfica de las etapas biológicas y evolutivas de un batracio, así de asombroso es este bello lugar que indudablemente es materia de estudio asiduo.
Continuando con esta bella región donde el encanto de la emoción es imperecedera es así cuando se viaja infatigablemente por riberas, praderas y valles como por el rio Hucallaga. No hay piedra que se esconda desprendida de su misterio y elevada por la brisa del rio, es en la margen de sus sueños donde navega el mío y el de muchos seres cuando por toda su extensión maravillosa ostentan observar y hayan sentido en el tacto de la vista,  sus valles, los cerros llenos de verdor que demuestran en cada perfil contrastada por la luz del día, muchas erosiones pétreas algunas antropomorfas, pero no obstante invitan a la imaginación del viajero o por lo menos quien pudiera tener una imaginación minuciosa y esquiva al prejuicio. Sus casitas, lindas casitas elevadas por el capricho del suelo unas de otras, accidentadas, enternecidas, minúsculas, casitas de barro abrigadas en el remanso de sus tejas, que cobijan en su sombra al hombre austero y risueño que en cada crepúsculo de su alma a comulgar se va con su pacha enamorada, acompañado siempre de melancólicos burritos o algún otro animalito. Existe también una inquietud que es una interrogante cual observar viejos y olvidados muros de barro que se logran presentar al transitar por este sosegado río que cruza el valle, exactamente desde el límite de Huánuco con ambo hasta Batanchaca; que es desde donde pude yo contemplar, muy ocultos en una atmosfera de magia, entre arbustos y grietas del tiempo que simulan algunas, coronas de dos aguas cuyas puntas exigen ser vistas, alumbradas de noche por el pigmento claro del cielo estelar y en sus paredes de vacío se baña el recuerdo con brillo lunar, aquellos recuerdos que se quedarán en el paladar de la memoria… de mi memoria. Cabe decir que allí, sin duda existe un arco iris de humildad, de enigma, de soñar, donde se armonizan los valles, las piedras, la gente, su río, la fauna, la flora, las casitas y la cultura de quienes son herederos; los Chupachos
No es evidente porque hay que ser un buen observador para lograr apreciar ciertas figuras antropomorfas genialmente labradas por las cinceladas del tiempo, posicionadas estratégicamente para esperar y saludar al visitante, de frente, de espalda o simplemente recostado. El Pilco Mozo uno de ellos, pues se trata de una figura pétrea inclinada de medio cuerpo hacia atrás con la cabeza ligeramente levantada y reclinada en una piedra inmensa y las piernas dobladas como si se tratase de una plácida mecedora, debajo de esta figura se encuentra otra maravilla rocosa, tiene la forma de un hombre parado e inclinado con el hombro a una piedra enorme y con la mirada contemplando el horizonte y eso no es todo, para cerrar este conjunto de maravillas naturales se encuentra cerca de estas dos figuras, pincelada por la naturaleza divina un caballo raudamente atrapado en su recorrido entre los arbustos como un fuego violento y arrojado en el tiempo, eternizado para el deleite de las vistas, los viajeros y los amantes.
Huánuco tiene innumerables razones para ser visitada y diversos lugares a los que yo no pude ir todos llenos de historia, interrogantes a cada paso y las respuestas en su silencio.
Por último el hombre debe seguir sus pasiones, esa inquietud indomable de pragmatizar los sueños y que impulsa la voluntad para realizar lo que a uno más le apasiona, lo enfermiza y es febril a sus buenos deseos, esa burbuja palpitante en el ventrículo, ese nudo en la aorta, esa expresión asombrosa por el ensueño irreal que contiene su retina. ¿Cuándo la flor a su aroma no permite escape? La verdadera expresión del alma es cuando esta se entrega a firmes pasiones porque es inherente al ser humano, todos lo poseen pero la mayoría inhibe su alma y sus emociones y pocas son liberadas.
Tildemos el misterio con palabras de prisma, maticemos el tiempo de los años con caricias de pincel, enorgullezcámonos por el legado de conciencia y el espíritu del pasado, seamos libres por nuestro criterio todos tenemos el deber de ser embajadores de nuestra propia cultura, tradición e idiosincrasia. Miremos nuestro territorio de mil maneras y descubramos lo que hay en ella.






:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: "Mi libertad termina donde comienza la tuya". Nota: El Laberinto del Unicornio es un blog sin ánimo de lucro que trabaja como redifusor de eventos artísticos, textos literarios y autores de Uruguay y del mundo, siempre indicando la fuente-conocida- de los textos y las imágenes publicados. En cualquier caso, si algún autor o editor quisiera renunciar a la difusión de textos suyos , o a la referencia de sus eventos que han sido publicados en este blog, por favor comunicarlo a la siguiente direción: solsandra66@gmail.com.

pasen y vean...

Bienvenidos, experimenten, con lo que les entregamos y dejen sus comentarios, pues al fin y al cabo, ustedes ya son parte de este laberinto. Un lugar donde los artistas, las obras y el público, caminamos juntos y nos encontramos en cada rincón, siendo los actores de la cultura de este mundo...